Follow

Imaginaos que lograis escapar de la esclavitud pasándolas muy chungas, huyendo de noche y demás. Volveriais sobre vuestros pasos durante 11 años una y otra vez para rescatar a muchas más personas, más de 70, incluso con una potente recompensa por vuestra cabeza?? Si fuerais Harriett sí que lo haríais.

De ahí vendría vuestro apodo, Mother Moses, Madre Moisés, por llevar a la gente a la tierra prometida. Alguno al que le entraron dudas durante el viaje sobre volver se le convenció con un revólver y una palabra amable. Había mucha gente interesada en acabar con el Underground Railroad, la red de apoyos que facilitaba la huida a los esclavos negros.

El tema de la abolición de la esclavitud estuvo en el debate público desde la misma formación de los Estados Unidos, hubo partidarios de la abolición desde el comienzo pero fue un tema que se dejó de lado durante muchos años y siguió existiendo. Gentes como Harriett y las del Underground Railroad lucharon para ayudar a cambiar la situación.

Harriett siguió sus viajes incansable, animada por su enorme fe religiosa, se sentía tocada por Dios y pensaba que sus visiones y episodios de hiperimsonia (causados por un golpe en el cerebro de su amo) tenían un origen divino. Sea como fuere, la tía tenía un par de ovarios y rescataba y rescataba sin parar.

Llega 1858 y Harriett conoce al buen John Brown (foto abajo), un señor que pensaba que la abolición había que conseguirla por la fuerza. Brown le pide apoyo y tras distintas aventuras vitales John asalta un fuerte federal, se lía parda y el general Lee (ver Guerra Civil, Confederación) lo acaba capturando y colgando de una cuerda. Harriett no andaba por allí, no se sabe bien su paradero en ese momento.

Cabe señalar que en esta época había en el país fuertes tensiones entre los abolicionistas y los esclavistas en muchos estados y un estado de ánimo que hacía presagiar la posterior Guerra Civil, que empezaría 2 años después de la muerte de Brown. Harriet dijo que Brown hizo más muriendo que cien hombres viviendo.

Comienza la guerra civil y Harriett ve con claridad que debe ayudar a los norteños frente a los sudistas. El general Hunter, unionista y ferviente abolicionista, declara libres a los esclavos de su región y forma un regimiento de exesclavos. Esto le gana le gana la reprimenda de Lincoln y Harriett se rebota un poco y le tira de las orejas a Abraham. Harriett se pone a currar como enfermera en la Guerra Civil a toda caña.

Harriet era muy cañera y se convirtió en la primera mujer en dirigir un asalto armado. Guió tres barcos de vapor en medio de un río minado, se incautó de comida y provisiones sudistas, hizo sonar las sirenas de los barcos y 700 esclavos corrieron hacia ellos para alcanzar la libertad en Combahee River. También participó en otros asaltos, los periódicos recogieron sus hazañas en muchas ocasiones.

Acaba la guerra y Harriet apenas recibe compensación alguna. Su pensión tardó años en llegar y vivió casi siempre en la pobreza por sus labores caritativas. Aunque oficialmente la esclavitud estaba abolida en los USA, Harriett comprueba con tristeza el estado de las cosas cuando en un viaje el tren, el revisor la obliga a ir al vagón de fumadores por la fuerza, rompiéndole un brazo con la ayuda de otros pasajeros y entre los gritos de personas que querían que se la echase.

Tras la guerra siguió con sus labores de ayuda a gente necesitada y también, con toda la lógica del mundo, se implicó con el movimiento sufragista americano. Trabajó con las figuras más importantes y dio discursos en muchas ciudades relevantes. Dio en 1886 el discurso de apertura de la Federación de Mujeres Afroamericanas. Cuando se le da un homenaje en Boston, tiene que vender una vaca para pagarse el pasaje, nunca anduvo bien económicamente y se hicieron cuestaciones para ayudarla.

Los problemas de su herida en el cerebro la llevaron a operarse ya en su ancianidad, sin anestesia, mordiendo una bala como había visto hacer en la Guerra Civil. Falleció en 1913, ya nonagenaria.
Fue muy conocida durante su vida y se la considera uno de los americanos y americanas más relevantes.
En 2016 se lanzó la iniciativa de ponerla en el billete de 20 dólares pero un tal Donald lo ha pospuesto hasta 2028. Si la Harriett lo coge por banda lo lleva a collejas hasta la frontera.
Vale.

@Iferballes Yo tampoco sabía nada de ella hasta este viaje, me parece una figura digna de ser conocida por todos.

Sign in to participate in the conversation
Mastodon

Server run by the main developers of the project 🐘 It is not focused on any particular niche interest - everyone is welcome as long as you follow our code of conduct!