Follow

En nuestro idioma, los signos de exclamación e interrogación van al inicio y al final del enunciado.

@jc_rosell Lo sé, pero tengo la fea costumbre de ponerlos al final, a ver si me corrijo, ¡gracias!

@jc_rosell Jajaja buen recuerdo, pero seamos realistas... En la interacción con los lenguajes saxones, ya todos los hispanoparlantes están usando los signos al final... Yo los pongo al inicio a veces, pero siento que estoy haciendo un ritual del paleolítico :P

@jc_rosell

No nos olvidamos, pero consideren que quienes tenemos teclados en inglés tenemos que presionar conbinaciones de hasta 4 teclas para obtener algunos de esos caracteres.

¡Pero haré el esfuerzo! Creo que vale al pena.

@jc_rosell
Una excentricidad del castellano respecto a las lenguas de su entorno. Y demasiado incómoda de aplicar si se escribe con el móvil, cosa más que frecuente en las redes sociales —como esta.
Un milenio de estos, los académicos de la lengua (la venerable RAE y compagnía) reconocerán su error y bajarán del burro! O... tal vez no?

(Y si, de paso, substituyen la ene con tilde —ñ— por un dígrafo, como el italiano y el francés —gn—, el portugués —nh— y el catalán —ny—...)

@giorgiograppa
De paso que quiten las tildes. Aunque tendría su encanto sin digrafos: "mi papa tiene cuarenta anos"... y el traductor de google diciendo que "mi patata tiene cuarenta culos"
@jc_rosell

@Notxor Oh, cielos, no! Un sistema de acentos es imprescindible para identificar la sílaba tónica en lenguas donde su posición es variable! Por otra parte, el sistema del castellano es razonablemente eficiente y sencillo: los beneficios de posibles mejoras tardarían mucho en ser admitidos por los hablantes. Nada que ver con el (des)uso de "¿" y "¡", que, a juzgar por cómo escriben los adolescentes con el móvil, desaparecerán en pocas décadas.

@jc_rosell

Sign in to participate in the conversation
Mastodon

Server run by the main developers of the project 🐘 It is not focused on any particular niche interest - everyone is welcome as long as you follow our code of conduct!